Santuario Nuestra Señora del Carmen

1.0/5 rating 1 vote

Horario de Atención
De acuerdo con la programación de misas

El Santuario Nacional Nuestra Señora del Carmen es un templo y santuario de culto católico dedicado a la Virgen María bajo la advocación del Carmen. Se localiza en barrio La Candelaria, sector histórico de la ciudad de Bogotá.

El templo fue diseñado por el arquitecto salesiano Giovanni Buscaglione, en estilo gótico florentino, con toques bizantino y árabe. Influenciado por los conocimientos adquiridos en Italia, Constantinopla, Esmirna y Alejandría. El edificio consta de tres naves, planta en cruz latina, y se destaca su pintura interpolada marrón y crema, colores emblemáticos de los Carmelitanos.

Historia
Por su significado histórico, originalidad, valor arquitectónico y por sus invaluables riquezas artísticas, el santuario (junto con el Colegio Salesiano de León XIII), fue declarado Monumento Nacional por medio del decreto 804 del 30 de abril de 1993. Hoy en día, es un símbolo de la comunidad salesiana y de su arquitecto constructor.

A mediados del siglo XVII se construyó la pequeña iglesia del Carmen, que servía como templo para el Monasterio de San José de las Madres Carmelitas Descalzas en Bogotá, fundado por Elvira de Padilla en 1606.

El 5 de noviembre de 1881, por disposición del presidente Tomás Cipriano de Mosquera el monasterio fue clausurado y las religiosas fueron expulsadas. Al salir estas, el monasterio fue invadido por el ejército y saqueado, donde se perdieron valiosos objetos y pinturas religiosas; al poco tiempo quedó como hospital militar. El 18 de diciembre de 1874 regresaron a Bogotá las monjas que aún permanecían en el país, estableciendo un nuevo convento en el sector de Chapinero.

Tiempo después, el presidente Rafael Núñez solicitó a San Juan Bosco y por medio del papa León XIII, que enviara un grupo de religiosos a Bogotá, con el fin de establecer escuelas de artes y oficios. Es así como el 11 de febrero de 1890 llegan procedentes de Italia el primer grupo de salesianos de Don Bosco. Por lo cual, el gobierno recupera el antiguo monasterio, que se encontraba descuidado y algo abandonado, y se lo entrega a los salesianos para inicien en esos mismos predios su obra educativa y el 1 de septiembre de 1892 se abrió el Colegio Salesiano de León XIII de artes y oficios. Los salesianos compraron a las monjas la Iglesia del Carmen y les regresaron cuadros, imágenes, altares y artesonados del techo. Lo poco que queda del convento carmelitano y de la Iglesia del Carmen es su espadaña sobre la carrera 5 y parte del murallón en el Camarín del Carmen, esquina carrera 5 y calle 9.

Por varios siglos, la antigua iglesia fue el centro de la devoción a la Virgen del Carmen en Bogotá. Al extenderse la devoción de esta advocación mariana por todo el país, debido principalmente a la divulgación y entusiasmo del canónigo Francisco Javier Baldúa, se vio la necesidad de construir un nuevo templo que sirviera de santuario para la veneración de la Virgen y fuera capaz de albergar a los devotos. Pues, en las fiestas marianas reunían en Bogotá un número tan crecido de devotos, que llenaban por completo las amplias naves de la Catedral Primada.

En 1922 el padre José María Bertola, director del Colegio Salesiano de León XIII, consultó al arzobispo de Bogotá, monseñor Bernardo Herrera Restrepo, sobre el lugar donde debía ubicarse la sede de la devoción a la Virgen del Carmen. El prelado indicó que el nuevo templo debía construirse en el antiguo Carmen. Desde entonces los superiores salesianos no pensaron sino en desarrollar el proyecto.

El 24 de agosto de 1923, después de vencer dificultades que a veces parecían insuperables, se firmó el contrato para canalizar el llamado río de San Agustín (un riachuelo de aguas contaminadas), en el tramo comprendido entre las carreras 5a. y 4a. con la calle 8a. Sobre el antiguo convento se construyeron las nuevas instalaciones del Colegio Salesiano de León XIII, cuya edificación se inició en 1924, dejando disponible un lote para la construcción del santuario.

El 22 de agosto de 1926 el arzobispo coadjutor Ismael Perdomo celebró una misa campal, en la que bendijo la primera piedra del templo, dando inicio a su construcción. Se generó mucha expectativa, especialmente al saber que el Congreso de la República había aprobado un proyecto de ley por medio del cual la nación colombiana se asociaba a la edificación del templo.

Los planos para el proyecto fueron pedidos originalmente al ingeniero salesiano Ernesto Vespignani, autor de varias edificaciones religiosas; el estilo que eligió para el templo fue el gótico, pero el diseño original fue totalmente replanteado por el arquitecto salesiano Giovanni Buscaglione, quien escogió el estilo gótico florentino, además le agregó al proyecto arte bizantino y árabe. Obviamente su estilo se vio influenciado por los conocimientos adquiridos en Italia, Constantinopla, Esmirna y Alejandría. La construcción del templo duró 10 años, en los que estuvo al frente Buscaglione y sus dos colaboradores salesianos, Roberto Cárdenas y Constantino de Castro. La decoración y ornamentación estuvieron a cargo del escultor suizo Colombo Ramelli.

Los disturbios del 9 de abril de 1948 ocasionaron daños al templo especialmente en la fachada, además el paso del tiempo junto con la contaminación fueron generando un paulatino deterioro. Fueron notables los problemas de humedad, de pintura sobre la ornamentación original que borró la pintura mural y todos los detalles artísticos; el humo de las velas ennegrecieron los muros, lo que llevó a los salesianos a restaurar el templo.

El 10 de agosto de 1987 se firmó el contrato con la firma "Moure-Vieco Ltda. Arquitectos, con tres puntos a seguir:

  1. recuperar la pintura decorativa del interior;
  2. 2- reparar las columnas salomónicas de la torre, contrarrestar la plaga de insectos en la madera y limpieza de pintura interior y exterior;
  3. 3- Remodelar el espacio litúrgico (presbiterio). Con la firma del contrato se inició la restauración

El trabajo de recuperación de la pintura mural y de los tres frescos de las entradas, estuvieron a cargo del restaurador mexicano Rodolfo Vallín Magaña. La fabricación de las columnas con sus mosaicos venecianos le fue encargada a Ernesto Romero. Las obras de restauración concluyeron el 16 de julio de 1994.

Galería

  • Dirección: Carrera 5 No 8 - 36
  • País: Colombia
Santuario Nuestra Señora del Carmen

En el mapa

Ingrese su dirección para calcular la ruta

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

2013© Todos los derechos reservados Bogotá 365 - Términos y condiciones de uso
Fotografías por: Luis Alfonso López Torres
Diseño e Implementación: NUTZ Comunicación Visual